jueves, 23 de julio de 2009

La Comunidad de Madrid crea un jardín botánico con especies autóctonas de la flora de la Sierra Norte


La Comunidad de Madrid ha creado un jardín botánico, ubicado en el Centro de Innovación Turística Villa San Roque en La Cabrera, dedicado, en exclusiva, a albergar 350 especies representativas y autóctonas de la flora de la Sierra Norte como roble melojo, plantas medicinales o variedades hortícolas locales.

El Jardín Botánico Villa San Roque está dividido en dos zonas temáticas. Por un lado, el "Jardín Tradicional de Especies Ornamentales", en la que se pueden encontrar muestras de algunas de las rocas presentes en jardines históricos, parques y espacios ajardinados de la Sierra Norte de Madrid, y que se combinan con flores silvestres, enredaderas o vincas, árboles y arbolillos como los lilos, aligustres, tilos, laureles o frutales.

La segunda de las áreas es "Paisajes de la Sierra: El Jardín de Especies Autóctonas", una muestra de las especies botánicas autóctonas más representativas ordenadas por sus afinidades ecológicas.

Así, en un primer momento el visitante puede encontrarse muestras de pino albar, especie que se da en las zonas más altas de la Sierra Norte, piornales y matorrales serranos acompañados de enebros rastreros, brezos, céspedes de montaña, plantas bulbosas y pastizales que se danen las cumbres y en las vaguadas.

La siguiente parada en el recorrido es el destinado al rebollo o roble melojo, uno de los árboles más característicos de la Sierra Norte donde vive formando densos bosquetes o aclaradas dehesas. A continuación se encuentran las encinas y olorosos arbustos como enebros, quejigos o jaras les acompañan. Esta especie se da en montes bajos donde sirven de cobijo a jabalíes o lagartos.

Por último, está el espacio conocido como "Bosque Atlántico" formado por hayas, roble albar o abedul. En el tramo final del recorrido está "La botica de la Sierra Norte", donde se encuentran distintas especies de plantas medicinales propias de la zona como hierba luisa, valeriana o el cilantro entre otros. Junto a él se haya "La huerta serrana", que alberga variedades hortícolas locales como el puerro, la cebolla o la hoja de roble.

Un último espacio del Jardín está destinado a especies de plantas sin flor como musgos, líquenes y helechos. El jardín cuenta además con dos pozos que abastecen todas las especies, un pequeño estanque y una fuente de piedra que también presenta vegetales acuáticos típicos.

Fuente: Europa Press

No hay comentarios:

Publicar un comentario