lunes, 21 de diciembre de 2009

Almacenamiento y manipulación de semillas

















Una vez compradas las semillas hay que plantarlas tan pronto como sea posible. Las semillas tienen fecha de caducidad y van perdiendo propiedades con el tiempo.

Es conveniente guardar las semillas en lugares secos y a temperatura constante, fuera del alcance de los rayos del Sol. La temperatura no debe exceder los 16 grados centígrados ni estar por debajo de los 2 grados; se deben conservar en un lugar acolchado dentro de una bolsa de papel y, a su vez, dentro de una bolsa de plástico.

Nunca se congelarán las semillas ya que se puede matar la célula embrionaria y, a resultas de ello, no germinar nunca.

La semilla debe guardarse en su sobre original, ya que ello nos proporcionará información en el momento en que la vayamos a utilizar sobre las condiciones en que hay que realizar la siembra.

Por último, si han pasado varios años desde la compra de la semilla hasta su siembra, conviene hacer una muestra tipo test de siembra y una pregerminación para observar su capacidad de germinación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario