miércoles, 9 de diciembre de 2009

Controlar la procesionaria del Pino

Calendario de control de la Procesionaria del Pino

PROCESIONARIA DEL PINO
Thaumetopoea pityocampa

La procesionaria del Pino es una plaga fácilmente identificable y que causa todos los años un tremendo daño, a pinos y cedros, no solo físico sin también estético. Solo nos acordamos de esta plaga cuando empezamos a ver los bolsones colgando de nuestros pinos. Es importante que tengamos un pequeño conocimiento de la misma para actuar en consecuencia.

El daño en si es la defoliación completa del árbol, que si bien no acaba con el, lo debilita demasiado y cualquier otra alteración acaba con la masa forestal.

En verano, las mariposas realizan las puestas en las aciculas (hojas) de los pinos, en un mes más o menos nacen las orugas que se van agrupando en los característicos bolsones, en invierno las orugas empiezan a devorar la masa vegetal, y vuelven al bolsón para protegerse de los fríos, Al final de invierno bajan del árbol y se entierran en el suelo para volver a convertirse en mariposas. A mediados de verano la mariposa aparece para aparearse y volver hacer la puesta.


Para combatirla:
  • Métodos químicos, cada vez menos recomendados.
  • Métodos biológicos como el Bacillus thuringiensis o la colocación de feromonas para su captura.
  • Mediante recogida y cortado de las bolsas
  • Depredadores naturales generalmente de las orugas como pájaros, hormigas, avispas, etc.

Calendario Mensual para conocer esta plaga

Si sabemos en que mes estamos y conocemos en que estado se encuentra la plaga será más fácil combatirla.


Enero y Febrero

En las zonas donde es necesario su control, especialmente en parques y jardines, se pueden realizar tratamientos químicos dirigidos a los bolsones o proceder a la destrucción de los mismos. En el mes de febrero las orugas se encuentran en cuarto/quinto estadio (dependiendo de la climatología) y poseen pelos urticantes que lanzan al exterior cuando se sienten atacadas. Por todo ello cualquier manipulación de los bolsones deberá realizarse con las precauciones debidas y con un equipo de protección adecuado.

Las orugas de la procesionaria se encuentran protegidas bajo grandes bolsones de seda sobre los árboles afectados, hecho que evidencia su presencia. Es importante no manipularlos ya que las orugas poseen pelos que quedan adheridos a los bolsones y producen importantes urticarias sobre personas y animales.

Dependiendo de la evolución de la climatología, mes de febrero o marzo, las orugas comenzarán a descender de sus refugios para enterrarse bajo tierra donde después de crisalidar, saldrán las mariposas al exterior completando su ciclo. Es frecuente observar las típicas procesiones en las primeras horas de la mañana.

Respecto a los tratamientos se puede continuar con la aplicación de productos de ingestión o contacto autorizados, siempre que las orugas no se hayan enterrado en su totalidad.

Marzo y abril
En este momento la práctica totalidad de las orugas han descendido de los bolsones para enterrarse en las proximidades del árbol, aproximadamente a 15-20 cm de profundidad, donde crisalidan. En este estado, enterradas dentro de un capullo de color rojizo, pueden permanecer desde unos días hasta varios años en un fenómeno conocido como diapausa.

No existen tratamientos efectivos en esta fase del ciclo biológico. En localidades frías los enterramientos pueden retrasarse hasta mediados del mes de abril.

En abril la totalidad de las orugas se encuentran enterradas y transformándose en crisálidas por lo que ya no se debe realizar ningún tratamiento para el control de este insecto.

Mayo
A mediados del mes de Mayo comienza el vuelo de los insectos adultos de procesionaria en las zonas mas frías, por lo que se deben colocar, con antelación, las trampas de feromona para la captura de machos y mantenerse en el monte hasta el mes de septiembre.

Junio y Julio
Durante estos meses debe continuarse con la colocación de trampas de feromona para la captura de machos. En zonas frías a finales del mes de julio comenzarán a nacer las primeras orugas, momento idóneo para preparar los tratamientos con Bacillus thuringiensis u otros productos inhibidores de la formación de quitina.

Agosto
En los últimos días del mes de julio y comienzos de agosto se iniciará el nacimiento de las orugas en zonas más frías; no obstante, el vuelo de la mariposa continúa en lugares más cálidos y bajos.

Septiembre
En esta época, prácticamente todas las orugas han nacido ya. Se recomienda no manipularlas, al igual que los bolsones, sin tomar las precauciones necesarias ya que poseen pelos urticantes. Pueden realizarse tratamientos aéreos y con cañón nebulizador dirigidos al control de las orugas en sus primeros estadios.

Octubre
En estas fechas la presencia de bolsones tejidos por las orugas para protegerse del frío, facilita la detección de la plaga. Se recomienda eliminar estos bolsones o realizar tratamientos con los productos autorizados, adoptando las medidas de protección necesarias.


Noviembre y Diciembre

En estas fechas son fácilmente reconocibles los grandes bolsones blancos donde las orugas soportan las bajas temperaturas. En zonas en las que sea necesario su control, especialmente en parques y jardines y en zonas frecuentadas por personas y animales domésticos, se pueden realizar tratamientos químicos dirigidos al bolsón o cortar y destruir los bolsones con extremada precaución debido a que las orugas se encuentran mayoritariamente en cuarto estadio y presentan sus pelos urticantes muy desarrollados.

Información ofrecida por GardenCenter Ejea

Imágenes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario