jueves, 31 de marzo de 2011

Agave Attenuata, verte florecer por única vez




Algunas plantas son particularmente mas famosas por sus derivados o frutos que realmente por su conformación, esto sucede con una especie muy peculiar y altamente decorativa.
Se trata del denominado cuello de Cisne  o como se le conoce  generalmente se le conoce Agave Attenuata, una planta de cuya familia se genera el popular Tequila.
En este caso se trata de una particular variedad que por su morfología gana su denominación de cuello de Cisne, es originaria de México y resiste en las zonas templadas, no resiste las bajas temperaturas y se caracteriza particularmente por no requerir riegos abundantes y poder tolerar largos periodos sin agua.
Si cortamos transversalmente algunos de sus tallos notaremos que son de forma tubular aireados y disponen siempre de una buena humedad algo siempre muy particular en las plantas de regiones áridas.
Entre otras de sus características encontramos que esta especie es monocarpica, ósea que florecerá una única vez en su vida para posteriormente morir, cuidar su reproducción a medida que esto se suscita nos permitirá disponer siempre de algunos ejemplares, los cuales son especialmente hermosos.
Florece durante la primavera  y su sistema foliar responde a tonalidades amarillas verdosas las cuales se  agrupan en una inflorescescencia alargada que puede alcanzar los tres metros de altura y cuelga de una forma muy característica.
Prefiere el sol, aunque puede desarrollarse en condiciones de sombra parcial y se desarrolla mejor en suelos ricos en nutrientes.
Disponer de estas especies en nuestro jardín puede ser un particular detalle, no solo por su característica de monocarpica sino por su belleza de su morfología la cual decora y propicia una brillante combinación con cualquier especie que se disponga en su entorno

jueves, 24 de marzo de 2011

Seleccionar las semillas adecuadas.



Una forma notable de ahorra dinero en la confección de nuestro jardín es la aplicación del cultivo de semillas.
Las semillas son sensiblemente más económicas que la adquisición de una planta adulta o en pleno desarrollo debido a los riesgos que conlleva la plantación de semillas y la cantidad de las mismas que nunca llegaran a su etapa adulta.
Sin duda esta es una practica que dispone de sus riesgos pero si nos tomamos la tarea con el profesionalismo que la misma requiere y la seriedad de considerar que nos encontramos frente a un ser vivo las posibilidades de fracasar son muy pocas.
Para comenzar con dicha actividad deberemos tener en claro cuales son las condicionantes que determinan la calidad de una semilla.
Cuando buscamos semillas deberemos observar en caso de que las mismas estén embasadas las indicaciones de su distribuidor y fecha de embalaje, en muchos casos no es que las mismas pierdan su capacidad de desarrollo en un determinado periodo de tiempo sino que las condiciones climáticas a las cuales se encuentran expuestas determinan una merma de su futuro desarrollo.
Si observa por alguna razón ruptura del paquete o humedad dentro del mismo es recomendable no adquirirlas sin duda en el proceso de transporte o almacenaje se produjeron modificaciones que limitaran su capacidad.
El estado general de la semilla no debe presentar colores en tonalidades verdosas o superficies características de la presencia de hongos, los hongos son un importante enemigo de las semillas y la planta nunca se desarrollada si se encuentra afectada por esta condición.
El estado general del comercio donde se adquieren también debe ser una condicionante, un local o estancia abocada al comercio de semillas debe mantener una temperatura constante, no permitir el almacigo de semillas y disponerlas ademadamente separadas de agentes externos que puedan dañarlas.
La compra de semillas sueltas indica en primer lugar que las mismas son más frescas que las embasadas ya que suelen echarse a perder con más facilidad, aunque podremos encontrar algunas semillas enfermas o afectadas que no se visualizan a simple vista y pueden afectar a sus pares.






Rosa del Desierto, planta de interior



Dentro de las especies por las cuales se suele optar en el interior encontramos muchas de las mismas de carácter ornamental bien por su morfología o singular belleza creacional que las convierten en centro de atención de las miradas, y además pueden favorecer a mejorar la calidad de vida de los habitantes mediante la purificación del aire, y la siempre constante presencia de la naturaleza, una condicionante que no consideramos pero que como genero humano es una necesidad.
Entre las especies que podremos optar para implementar en el interior siempre se encuentran las florales, apreciadas por todos, su belleza y aroma es capaz de transformar un ambiente como si se tratara de una pieza mobiliaria de alto valor decorativo.
Entre ellas encontramos la denominada Rosa del Desierto una planta la cual también es denominada Adenio y pertenece a la familia de las Apocynaceae.
En ocasiones anteriores destacamos su presencia y sencillo desarrollo, ya que no requiere de riegos diarios y mantiene su humedad almacenando el agua en sus tejidos.
Esta especie es capaz de alcanzar los 2 metros pero también es una maravillosa alternativa para aplicar la técnica de emanación o bonsái.
La misma puede ser una perfecta solución para decorar estancias y desarrollar mediante algunas masetas y otros objetos característicos como rocas redondas un estupendo centro de mesa completamente natural.
Su aspecto general en caso de su cultivo tradicional es de un arbusto frondoso con flores muy bellas en tonalidades rojas o blancas dependiendo de su tipo, no requiere demasiadas restricciones de suelo y tampoco cuidados extremos así como su riego es escaso prácticamente de forma natural evitando los cambios drásticos de temperatura y entregándole una buena luminosidad es capaz de florecer en gran medida y llenar de armonía y belleza cada estancia de nuestra casa.

Cresta de gallo especie ornamental y decorativa




En muchas ocasiones efectuamos especial hincapié en la decoración de nuestro jardín y las diferentes especies que se pueden disponer para su decoración.
Una de ellas es la denominada cresta de gallo, una especie increíblemente hermosa portadores de colores de una profundidad notable y las cuales son ideales para cubrir zonas linderas a caminos o complejas esquinas.
Entre los colores que peculiarmente encontraremos rojo, amarillo, anaranjado y toda una variedad de tonalidades altamente decorativas, las cuales combinaran muy bien en nuestro jardín y la disposición estética que realicemos en el mismo.
Si bien comúnmente se le conoce como creta de gallo su nombre científico es Celosia cristata, y pertenece a la familia de las Amarantáceas.
Para cultivarla debemos disponer de un adecuado drenaje y la interacción permanente del sol, por lo tanto si decide disponerla para cubrir esquinas estas deben encontrarse orientadas a la salida del astro rey recibiendo la mayor cantidad de luz solar posible durante el día.
La cresta de gallo flórese entre el verano y la primavera y debido a la condición anteriormente mencionada de su necesidad imperiosa de luz solar, la decoración de senderos es el sitio más indicado para su cultivo, y el cual seleccionan con mayor asiduidad los paisajistas.
Es una especie perteneciente a las regiones calidas y no tolera los fríos extremos por lo tanto si sueles vivir en zonas de nevadas y vientos particularmente fríos, su disposición será mas compleja y podrás hacerlo si dispones de un invernadero o te decides por colocarla en macetas y evitar que la misma sufra el invierno a la intemperie.
Se multiplica en base a sus semillas y tanto insectos como aves son grandes multiplicadoras de la especie transportando las semillas o haciendo que estas caigan al suelo y se reproduzcan.
Adquirirlas en macetas es lo más tradicional aunque indicamos que se reproduce a partir de semillas, una planta mediante apta para su transplante al jardín cuenta con dos o tres meses de desarrollo.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Decoración de jardines pequeños



Decorar eficientemente un jardín pequeños una tarea nada sencilla y es que en pequeños espacios se busca obtener el mayor rédito por ello que destacaremos algunas practicas ideas para obtener dependiendo de lo que busquemos la forma mas propicia para un espacio verde.
Si disponemos de niños, los canteros no son una buena alternativa, los pequeños suelen jugar en nuestro jardín y por consecuente dañar nuestras especies, disponer de un buen número de macetas y diseñar sectores determinados con listones de madera bajo la forma de diminutos cajones es una buena alternativa.
Durante el día y antes de salir para el trabajo sacamos todas nuestras especies al jardín, mientras que durante los periodos lúdicos de los pequeños, las retiramos para que estas no sufran daños.
Practico y eficaz permite reguardar las plantas de las inclemencias del tiempo y únicamente requeriremos de un sitio adeudado para su almacenaje.
Si podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, lo ideal es orientar el pequeño jardín cual si el mismo fuera un espacio interior, implementar mobiliario y soluciones que permitan la vida en dicho espacio y el desarrollo de actividades como los desayunos o meriendas veraniegas.
La implementación de plantas trepadoras en muros y estructuras aumentan la capacidad visual y generan que la sensación de espacio se incremente, aplicar canteros en los costados de muros y la zona que determina el uso del mobiliario es otra maravillosa idea.
Las pérgolas aunque pequeñas son muy practicas decoran y entregan la idea de espacios diferenciados, las masetas colgantes se pueden disponer sobre la misma creando una cortina vegetal, cultivar especies que responden a diferentes etapas de floración en masetas predispone a nuestra pérgola siempre se encuentre florida, mientras que aquellas especies que se encuentran en receso son dispuestas en otro sector donde su carácter ornamental ya no es trascendente pero sus cuidados adecuado para su desarrollo sostenido.

Soluciones a suelos calizos



Entre los tipos de suelos que podremos encontrar a la hora de disponer nuestro jardín encontraremos aquellos de características calcáreas o calizos, los cuales se caracterizan y diferencian del resto por su alta cantidad de carbonato cálcico y con un PH relativamente alcalino entre 7 y 8.5
La idea al encontrarnos frente a estos suelos es bien reestructurarlo, modificando sus componentes y PH, lo que sin duda requiere de muchísimo trabajo y una inversión importante en tiempo y dinero o bien aprovechar al máximo sus características cultivando aquellas especies que más se adaptan a sus características.
Entre las especies que mas se adaptan y hasta podría afirmarse que encuentran en estos suelos sus mejores condiciones de desarrollo encontraremos, abedul, abeto, acanto, aguacate, alcanforero, alcornoque, arce japonés, caqui, castaño, centáurea, eucalipto, fotinia, fresno, granado, idesia, limonero, liquidambar, linterna china, liriodendro, magnolio, mandarino, melocotonero, naranjo, papayo, piceas y roble.
Con respecto a la elección de las especies, debe asesorarse en el local especializado donde adquiere las mismas pero principalmente aquellas plantas que requieren un ph acido no encuentran condiciones adecuadas para desarrollarse, entre aquellas que encontraran restricciones de supervivencia con este suelo notaremos que hortensias, gardenias y todas las demás plantas acidófilas, tendrán notorios problemas, ampliamente visibles a simple vista en cortos periodos de tiempo.

Pero la idea no es limitarse ni centralizar la atención en aquellas especies que no podrá disponer, sino que por el contrario efectuar una detallada lista de las especies que encuentra su mejor habitad y se desarrollan de manera diferencial es la alternativa mas rentable con ello obtendremos un jardín florido y repleto de color todos los días del año sin preocuparnos por adaptar sectores determinados.
El adaptar sectores del suelo es una tarea para nada rudimentaria, requiere de un trabajo especialmente delicado y una gran atención a la evolución de las especies que allí se desarrollan, por ello es recomendable implementar especies características en macetas evitando que las mismas sufran clorosis ferrica, una enfermedad desatada por las características minerales del suelo que conlleva al desarrollo anómalo y decaimiento.

Arce Japonés arbusto de otoño



Si buscamos especies otoñales particularmente pintorescas el arce japonés es uno de ellos, se trata de una especie originaria del continente asiático y muy popular en Japón China y Corea.
Científicamente es denominado Arce palmatum, y es conocido popularmente como arce japonés  aunque cuenta con una gran numero de denominaciones, Arce enano, Arce palmado púrpura, Arce japonés palmeado, Arce palmado japonés, arce japonés o Arce polimorfo.
Es un arbusto muy vistoso de hoja caduca, la altura que desarrolla no supera los 10 metros, se caracteriza por un tallo largo que bruscamente se convierte en una frondosa copa, de corteza lisa,  dispone hojas lobuladas de colores púrpuras rojizos muy intensos, su impacto visual es notorio y prácticamente no es factible que pase desapercibido en su jardín sin importar el sitio donde lo disponga, por su tamaño frondosidad y particular belleza.
Responde a la particularidad de caminar la tonalidad de su sistema foliar durante el año, si bien es hermoso en todas sus etapas es durante el otoño cuando desarrolla su mayor destaque, durante esta temporada su color  se torna rojo violáceo y muy intenso.
En primavera como si fuera poco, nos entregas unas hermosas flores colgantes muy delicadas y hermosas, conformadas de 5  sépalos rojos o púrpuras y 5 pétalos blancuzcos
Debido a estas características y el lugar geográfico de su desarrollo, desde épocas ancestrales es utilizado para crear bonsáis y entre las características de su cultivo encontramos el clima calido, una amplitud térmica moderada, suelos ricos en nutrientes y parcialmente húmedos.
No es una especie compleja de cultivar pero si de plantar, el lugar debe ser muy especifico y evitar si vive en zonas de veranos calurosos la exposición directa y prolongada, ya que la temperatura desarrollada durante el día atentara contra los niveles de humedad que el arbusto requiere para mantenerse saludable

Fusarium hongo de verano



Con la llegada del verano parecería que todos nuestros problemas se encuentran solucionados en carácter de plagas y enfermedades en nuestro jardín, los espacios verdes se encuentran plenos y repletos de vida y se disponen a recibir nuestra presencia la mayor parte del día donde solemos desayunar, merendar y hasta cenar disfrutando de la belleza que tanto trabajo nos costo mantener.
Pero lo cierto es que el verano también es propicio para la aparición de algunas patologías y enfermedades recurrentes que podrían generarnos varios problemas.
Fusarium es uno de ellos, se trata de un hongo que ataca al césped y encuentra en las calidas tardes estivales su habitad indicado para reproducirse y dañar nuestros espacios.
Su presencia se caracteriza por confundirse particularmente con la afectación de otras patologías, una baja considerable en los nutrientes o una sobre exposición solar, se trata de manchas claras que simulan quemaduras de indole circular y debilitan los alrededores.
Su denominación científica es Fusarium roseum,Fusarium trinicetum y Fusarium poae- es, y puede determinarse su afectación en base al desarrollo veloz de los síntomas, por lo tanto si su césped se encontró sano soportando estoicamente las temperaturas mas altas y la exposición recurrente al sol, en un periodo de 48 hs no debería sufrir un deterioro tan considerable.
Por otra parte como recordamos siempre las medidas preventivas son la única arma que contamos en la jardinería para evitarnos molestias, es así que si disponemos del césped indicado para el tipo de clima y el mismo se encuentra sano y fuerte, únicamente podremos atribuir la aparición de este deterioro al hongo, permitiéndonos actuar rápidamente y evitar que el mismo se propague.
Disponer de paneles en un pequeño vivero y mantenidos en planchas, nos permitiera modificar la zona afectada íntegramente y aplicar el tratamiento indicado manteniendo el césped retirado en la bandeja de aquel que utilizamos para remplazarlo y con ello lograr su adecuada recuperación.

jueves, 10 de marzo de 2011

Leontopodium alpinum flor nacional de Austria



Las especies vegetales tienen tal importancia en la vida humana, que incluso los países suelen propiciarse de su belleza y características propias convirtiendo determinadas especies en lo que denominamos flores o especie oficial.
Este es el caso de Austria la cual nos plantea una especie perteneciente a las familia de las Asteráceas, y es conocida cómo la flor de las nieves, o flor de nieve aunque su etimologia la describa cómo pie  de león, su nombre científico es Leontopodium alpinum.
Se caracteriza por ser procedente de las zonas y valles alpinos por lo que las bajas temperaturas no la afectan en absoluto y los fuertes vientos que se desarrollan en algunas épocas del año no generan variaciones mayores en su conformación.
Es por esta ultima característica, los vientos, que la especie no se desarrollo de manera perpendicular en gran medida, llegando a alturas que rondan los 15 cm.
Es  muy frecuente observarla creciendo en terrenos rocosos, utilizando muchas de estas características morfológicas del terreno para protegerse de las inclemencias temáticas, esta asombrosa capacidad la convierte en una alternativa ideal para jardines rocosos o bien implementados de manera decorativa cómo es el caso de los espacios Zen.
Posee bràcteas gruesas sumamente carnosas y recubiertas de una pelusa de tonalidades blancuzcas y verdosas, su particular belleza y utilidades medicinales la han colocado cómo especie protegida además de flora nacional de Austria.
En la industria cosmética es utilizada para desarrollar cremas hidratantes y en muchas sociedades Nórdicas se cataloga a la especie cómo símbolo de coraje al lograr desarrollarse en uno de los climas más extremos del planeta.
Si bien se encuentra protegida aun puede encontrarla en tiendas especializadas y es una alternativa viable para decorar muros y terrenos particularmente rocosos.

Llega el Otoño florecen las calendulas.




A pesar que muchos consideran a la primavera cómo la temporada más hermosa del año, muchas especies no consideran lo mismo y deciden disponer de su mayor belleza en otras épocas del año.
Este es el caso de las Caléndulas una planta ampliamente conocida por su capacidad medicinal, portadora de una belleza inigualable y la cual encuentra en el otoño mientras los jardines toman tonalidades ocres, ofrecernos toda su belleza.
Sus colores son altamente atractivos y varían entre el rojo, verde y azul, las características de esta especie con flores prominente  y de gran colorido las convierte en una especie implementada por paisajistas para combinar colores y aromas durante las diferentes temporadas del año.
Sus bajos requerimientos de atención y su baja tasa de problemas y enfermedades que las afectan hacen de esta especie ideal para aquellos jardineros poco experimentados.
Necesitan encontrarse aireadas respetando las distancias en su siembra, recibir buena luminosidad y suelos permeables con una buena cantidad de nutrientes.
Su origen es todo un misterio si bien algunos especialistas las ubican en mezo América, se supone que no responde a un sitio o origen particular.
El clima perfecto para su siembra es la primavera, donde la temperatura no registra una amplitud térmica extrema, el riego adecuado y controlado es otro de sus secretos aunque suelen tener problemas con la sobredosificación.
Con respecto a sus cuidados post floración no es necesario efectuar poda aunque retirar las hojas y flores que considere marchitas es una buena opción para mejorar el rebrote de las mismas en la próxima temporada otoñal.
Su precio es módico y su impacto decorativo es enorme,  sin duda más de una estupenda excusa para cultivar caléndulas en nuestro jardín.

viernes, 4 de marzo de 2011

La Forsita especie resistente al invierno.



El invierno es una de las temporadas más complejas ante el cuidado de nuestro jardín, nieve, vientos gélidos y permanentes heladas son el común denominador de un espacio que lejos de encontrarse poblado de vida cómo en otras épocas del año, inmóvil tolera las inclemencias más extremas.
Pero lo cierto es que existen una gama increíble de variables para climas extremos, especies que por sus características propias pueden no solo soportar sino adecuarse a los climas más gélidos del planeta, y se convierten en soluciones ideales para zonas de amplitudes térmicas pronunciadas.
La Forsita es una de ellas, con la peculiaridad de ser portadora de una belleza increíble, una especie ornamental por definición, durante la primera comienza su etapa de floración y capaz de entregarnos una cantidad asombrosa de flores amarillas, las cuales aparecen antes que su sistema foliar el cual es reconocido cómo campanitas o campanitas chinas.
El nombre científico de la especie es Forsythia intermedia y pertenece a la familia de las Oleaceae, requiere de buena luminosidad durante gran parte del día, suelos de gran fertilidad y estupendo drenaje.
Cómo característica relevante se enmarca que las mismas pueden ser cultivadas en macetas para posteriormente trasladarse a terrarios en el jardín, lo que aporta una gran belleza a nuestros espacios verdes por su particular color el cual logra combinaciones estupendas cómo otras especies.
No presenta conductas agresivas a nivel radicular y es ideal para adornar perímetros, comúnmente los desarrolladores de paisajismo las disponen cerca de estanques artificiales, pérgolas o glorietas.
Quienes decidan su implementación deben tener en cuenta que en muchos sitios es común el uso de salmuera en las calles durante las nevadas, esto genera una lluvia de partículas sobre nuestro jardín de la cual deberemos proteger a la especie que soporta adecuadamente el frió pero estos factores pueden ser determinantes para su sobrevivencia.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Ortiga, una especie beneficiosa para nuestro jardín.


Así cómo la gran variedad de los seres vivos de nuestro planeta, las plantas tienen la capacidad dentro de su limitaciones cómo especie  vegetal de defenderse de ataques y proteger su desarrollo vital.
La evolución se encuentra presente en cada una de las especies que habitan este mundo y es por ello que destacaremos la defensa de una especie muy conocida y particularmente utilizada para generar molestias pero de un gran valor funcional para los jardineros ya que conforma parte de una amplia gama de soluciones naturales.
Se trata de la ortiga, por definición una planta evitada por niños y animales, conocida desde tiempos inmemoriales debe su etimología a la palabra latina “urere” que significa arder y hace especial alusión a su mecanismo de defensa.
La planta dispone sobre sus sistema foliar de minúsculas vellosidades, las mismas se conforman principalmente en incrustaciones de calcio, lo que permite romperse fácilmente liberando la toxina que se aloja en su interior, un urticante que dilata los vasos sanguíneos y genera inflamaciones acompañas de un fuerte ardor y hormigueos.
La sustancia causante de esta defensa natural es la histamina, también llamada ácido fórmico o acetilcolina.
Dependiendo el individuo puede causar diferentes complicaciones aunque únicamente no exceden de un mal momento y una sensación nada deseable.
El mecanismo evita que sea comida por animales que simplemente al acercarse reciben la molesta toxina, en el caso de los humanos y sobre todo de los niños es donde se desarrollan las mayores complicaciones ya que el pequeño al desconocer su morfología tiende a tocarlas.
La ortiga es un estupendo ahuyentador de animales, si tiene animales que suelen destruir su jardín, plantar la ortiga en la periferia de su huerto o plantío es una buen alternativa, por otra parte disponer de la misma cuando se lo necesite es muy beneficioso para desarrollar fertilizantes naturales y espantar una gran variedad de plagas y enfermedades.

El color del Otoño, Brezo, arbusto ornamental.


La elección de especies vegetales que decoren y adornen nuestro jardín en todas las etapas del año es una tarea relevante si pretendemos desarrollar un espacio funcional a nuestras necesidades disfrutable durante gran parte del año.
Es por ello que le acercamos una especie de maravilloso impacto, sencillo cuidado y notables prestaciones, se trata de un arbusto denominado Brezo vizcaíno un colorido arbusto otoñal que lograr resistir los embates del crudo invierno para florecer en una etapa donde las ojos secas y los árboles desprovisto de follaje son el común denominador del paisaje.
El Brezo vizcaíno pertenece a la familia de las Ericácea y científicamente es conocido cómo Erica carnea, aunque Brezo es su denominación popular, es común de las áreas montañosas del sur de Europa.
Con esto determinamos que los fuertes vientos y las bajas temperaturas son soportadas sin problemas por el Brezo aunque su necesidad de luz solar es inminente, dentro de sus potenciales características cómo especie portadora de una gran belleza notaremos que no desarrolla gran altura y tiende a extenderse sobre el suelo, creando de esta manera una alfombra vegetal de increíble impacto, ideal para la ornamentación de senderos y espacios complejos cómo las esquinas de nuestro jardín.
Hoja Perenne y no más de 20 cm de altura sus flores rosas o blancas dependiendo la variedad son simplemente hermosas y de un gran capacidad decorativa por lo que expertos en paisajismo implementan en gran medida esta especie buscando combinaciones agradables.
Prefiere los suelos aireados y porosos de buen drenaje y ph particularmente neutro, su necesidad de luz solar no es una determinante aunque se logran mayores resultados en áreas abiertas, las  bajas temperaturas no son un impedimento y lograr florecer incluso bajo la nieve.