miércoles, 2 de marzo de 2011

Ortiga, una especie beneficiosa para nuestro jardín.


Así cómo la gran variedad de los seres vivos de nuestro planeta, las plantas tienen la capacidad dentro de su limitaciones cómo especie  vegetal de defenderse de ataques y proteger su desarrollo vital.
La evolución se encuentra presente en cada una de las especies que habitan este mundo y es por ello que destacaremos la defensa de una especie muy conocida y particularmente utilizada para generar molestias pero de un gran valor funcional para los jardineros ya que conforma parte de una amplia gama de soluciones naturales.
Se trata de la ortiga, por definición una planta evitada por niños y animales, conocida desde tiempos inmemoriales debe su etimología a la palabra latina “urere” que significa arder y hace especial alusión a su mecanismo de defensa.
La planta dispone sobre sus sistema foliar de minúsculas vellosidades, las mismas se conforman principalmente en incrustaciones de calcio, lo que permite romperse fácilmente liberando la toxina que se aloja en su interior, un urticante que dilata los vasos sanguíneos y genera inflamaciones acompañas de un fuerte ardor y hormigueos.
La sustancia causante de esta defensa natural es la histamina, también llamada ácido fórmico o acetilcolina.
Dependiendo el individuo puede causar diferentes complicaciones aunque únicamente no exceden de un mal momento y una sensación nada deseable.
El mecanismo evita que sea comida por animales que simplemente al acercarse reciben la molesta toxina, en el caso de los humanos y sobre todo de los niños es donde se desarrollan las mayores complicaciones ya que el pequeño al desconocer su morfología tiende a tocarlas.
La ortiga es un estupendo ahuyentador de animales, si tiene animales que suelen destruir su jardín, plantar la ortiga en la periferia de su huerto o plantío es una buen alternativa, por otra parte disponer de la misma cuando se lo necesite es muy beneficioso para desarrollar fertilizantes naturales y espantar una gran variedad de plagas y enfermedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario