jueves, 24 de marzo de 2011

Rosa del Desierto, planta de interior



Dentro de las especies por las cuales se suele optar en el interior encontramos muchas de las mismas de carácter ornamental bien por su morfología o singular belleza creacional que las convierten en centro de atención de las miradas, y además pueden favorecer a mejorar la calidad de vida de los habitantes mediante la purificación del aire, y la siempre constante presencia de la naturaleza, una condicionante que no consideramos pero que como genero humano es una necesidad.
Entre las especies que podremos optar para implementar en el interior siempre se encuentran las florales, apreciadas por todos, su belleza y aroma es capaz de transformar un ambiente como si se tratara de una pieza mobiliaria de alto valor decorativo.
Entre ellas encontramos la denominada Rosa del Desierto una planta la cual también es denominada Adenio y pertenece a la familia de las Apocynaceae.
En ocasiones anteriores destacamos su presencia y sencillo desarrollo, ya que no requiere de riegos diarios y mantiene su humedad almacenando el agua en sus tejidos.
Esta especie es capaz de alcanzar los 2 metros pero también es una maravillosa alternativa para aplicar la técnica de emanación o bonsái.
La misma puede ser una perfecta solución para decorar estancias y desarrollar mediante algunas masetas y otros objetos característicos como rocas redondas un estupendo centro de mesa completamente natural.
Su aspecto general en caso de su cultivo tradicional es de un arbusto frondoso con flores muy bellas en tonalidades rojas o blancas dependiendo de su tipo, no requiere demasiadas restricciones de suelo y tampoco cuidados extremos así como su riego es escaso prácticamente de forma natural evitando los cambios drásticos de temperatura y entregándole una buena luminosidad es capaz de florecer en gran medida y llenar de armonía y belleza cada estancia de nuestra casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario