martes, 5 de abril de 2011

Planificando el jardín parte IV



En artículos anteriores desarrollamos consejos prácticos para conformar nuestro jardín a partir de la evaluación de especies y condiciones circunstanciales que definen el terreno y sus características.
En este caso presentaremos soluciones prácticas para lograr en dicho espacio las condiciones propicias para su disfrute y trabajo consecuente.
Disfrutar de nuestro jardín en las temporadas mas agradables del año es una actividad que no todos podemos ostentar y los espacios verdes se convierten en una verdadera maravilla para captar las atenciones y relajar los ánimos, almorzar, desayunar y hasta trabajar en el jardín es posible siempre y cuando generemos las condiciones propicias.


Madera: La madera es un material increíble, su capacidad decorativa es enorme y sus maneras de manipularla con esta materia prima podremos cuidar nuestro césped desarrollando tarimas flotantes que auspician de caminos mientras que generamos un espacio de esparcimiento, la misma puede llevarnos a un rincón donde sus dimensiones se amplían y se decorada con una hermosa pérgola, la cual a su vez se puede encontrar decorada con especies trepadoras o plantas colgantes generando un lugar ideal para el disfrute de la naturaleza.

Arena y piedras: Aquellos rincones complejos donde no puede alcanzar con la misma comodidad que en sus disposiciones comunes las especies para su cuidado o bien por diferentes condiciones no puede cultivar, pueden verse provistos de combinaciones entre piedras y superficies arenosas, las cuales en etapas calidas de vientos calmos pueden decorarse dibujando ondas con rastrillos y generan una gran combinación estética además de un contraste de colores, desarrollar estas en un perímetro donde podamos recorrer o practicar actividades tales como el yoga es una estupenda solución alternativa para no dañar nuestras plantas o césped con el diario transitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario