sábado, 2 de abril de 2011

Roble Rojo, gigante colorido de otoño



Continuando con el desarrollo de especies que propician el colorido en épocas del año donde el mismo puede verse mermado por circunstancias naturales, debemos efectuar especial hincapié en especies de características increíblemente prácticas para su cultivo, y de fácil manejo espacial en nuestro jardín.
Una de ella es el denominado roble rojo una árbol perteneciente a la familia de fagáceas el cual no presenta mayores diferencias a sus hermanos mas comunes, frondoso, increíblemente resistente y fuerte, adorna nuestros jardines en otoño con tonalidades rojizas que causan un impacto visual dependientemente de la edad que ostente el gigante.
Su nombre científico es Quercus rubra, aunque comúnmente se lo conoce como roble rojo, roble americano o boreal.
Entre sus principales características encontramos el tamaño que desarrolla alcanzando hasta los 40 metros de altura, lo que impone una estampa notable para plantar y planificar su cultivo en un jardín frontal, donde entregara una perfecta combinación con el acabado y colorido de nuestra propiedad.
Su tronco como el resto de sus símiles es corto, recto, cilíndrico y muy robusto, a pocos centímetros de su desarrollo ya se divisan fuertes y grandes ramas, provista de un follaje frondoso y muy colorido.
Su sistema foliar es presenta hojas dentadas de hasta unos 13 centímetros muy arraigadas y de difícil caída accidental por vientos o condiciones climáticas, manteniendo el jardín limpio y libre de factores que generen el desarrollo de enfermedades y hongos por acumulación de hojas muertas en el terreno.
De terminaciones dentadas consigue durante la temporada otoñal una tonalidad rojiza con tintes carmesí, lo que genera una combinación tremendamente hermosa, y por dicha condición es muy solicitado en la jardinería paisajística.
Es de fácil cultivo, requiere un suelo rico en nutrientes pero no tolera los veranos calurosos y secos por lo que en dicha época es necesario desarrollar cuidados que propicien su optimo crecimiento con un riego periódico durante sus primeros años de vida, como es tradicional su fruto es la bellota la cual madura por aproximadamente 20 meses.
Si busca una especie colorida de gran porte y personalidad este árbol es sin duda una solución notable y maravillosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario