martes, 19 de julio de 2011

Oruga de Plúsido, plaga de alto nivel reproductivo


Si bien nos encontramos en la temporada estival, las tareas de carácter preventivo y mantenimiento en nuestro jardín deben comenzar a  contemplar las próximas etapas.
Enmarcados en esta temática presentamos una de las plagas invernales más complejas de combatir la cual en el caso de efectuar un trabajo preventivo, se trata de la Oruga de Plúsido, una plaga invernal por excelencia.
Esta pequeña oruga es una heterocera migratoria la cual es proveniente del norte de África y Asia central aunque encuentra en la península Ibérica un marco propicio para su desarrollo.
La presencia de estos organismos pasa completamente desapercibidos ante la belleza innegable de la mariposa, con alas anaranjadas rojizas con betas parduscas.
 La  crisálida en la planta se presenta en un capullo sedoso de diminuta confección el cual no supera los 3 cm, la larva actúa durante la noche lo que convierte a la plaga en problemática ya que apreciamos el deterioro pero no observamos su actividad.
Un elemento particularmente característicos Oruga de Plúsido es la velocidad con la cual esta deteriora nuestra planta, generalmente al encontrar una especie afectada no tardaremos en apreciar igual deterioro en otras especies de nuestro jardín.
Prefiere especies carnosas aunque se inclina particularmente por aquellas de  huerto sobre todo el tomate
Entre los remedios caseros que encontramos para contrarrestar la plaga se encuentran las pulverizaciones de pimienta, las mismas las podremos generar simplemente con agua y pimienta molida, aunque en el mercado existen productos químicos específicos para la problemática ya que esta es muy frecuente.
La observación es la primera herramienta de igual forma que el aislamiento de la especie para contemplar su evolución, sin embargo cuando la misma se suscita sobre una especie cultivada directamente en tierra, desarrollar las pulverizaciones preventivas en su entorno y reforzar la observación perimetral debe convertirse en una actividad cotidiana para evitar que la misma se propague, este es un claro ejemplo de una plaga silenciosa la cual cuenta con la particularidad de generarse a partir de la visita de una elegante mariposa.
El proceso larvario depende directamente de la temperatura ambiente aunque una vez desarrollada la madurez sexual de los adultos,  la cual se sucede entre 4 y 8 días, la reproducción comienza inmediatamente y allí la puesta de huevos lo cual complica la situación de nuestras especies.


No hay comentarios:

Publicar un comentario