viernes, 12 de octubre de 2012

La Tradicional Cultura del Jardín Japonés


Diferente a los jardines occidentales que tienen como énfasis la belleza de las formas geométricas, el jardín japonés tiene como principal objetivo resaltar la belleza del ambiente natural, inclusive aunque ello no signifique la naturaleza en su forma original inalterada.



O sea, materiales como árboles, arbustos y rocas son dispuestos en este jardín para simbolizar y enfatizar las características de la naturaleza y crear un espacio, más allá que sea artificial, de una belleza natural que posee unidad armónica.

La historia de este tipo de jardinería y paisajismo subsiste hace millones de años, en los cuales fue sufriendo una serie de cambios y adaptaciones.

Los modelos de los primeros jardines provinieron de China y representan el placer y la diversión de los aristócratas. Los jardines del período Heian (794-1185) siempre tenían un lago con una isla y eran construidos para contemplar la naturaleza a través de la mutación de estaciones del año.



A partir de ello, los jardines comenzaron a desarrollar características propias, dándole destaques a los arreglos en roca. Surgen los jardines secos que en vez de utilizar la belleza efímera de las flores y plantas, privilegian los minerales más permanentes y resistentes en el tiempo.

Luego de esta época (siglo XIV) aparecen los jardines de los pabellones de te (Chaniwa) que buscan retratar el paisaje de montaña –bastante simples, en su interior están dispuestas las rocas marcando el recorrido a ser tomado por el visitante para llegar hasta el lugar ceremonial del te.


Además de los Chaniwa, tenemos los jardines estilo Tsukiyama, representados por una miniatura artificial de colina en que hay un lago central que simboliza el mar; las montañas son representadas por los montículos de tierra y arreglos de roca. Otros elementos como cascadas, árboles, vegetación en general, están dispuestos simétricamente para componer un escenario que retrate la naturaleza.


También están los jardines Karesansui (un estilo de jardín seco), en que los elementos ancestrales (lago y caída de agua) han sido secados y el mar empezó a representarse no por el agua sino por una capa de grava blanca, o arena en cuya superficie se realiza un padrón de surcos, representando el movimiento de ondulación del agua. Las caídas de agua son representadas por arreglos en roca.


En todo el mundo, se ha visto aumentada la tendencia, tal vez por una tendencia mística generalizada, en la creación de jardines japoneses en residencias y espacios públicos. En consecuencia de esto, muchos profesionales y algunos descendientes de japoneses han visto en esta una línea de negocio muy importante, aprovechando el gran interés general por rescatar el arte del diseño de jardines japoneses en diversos espacios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario