domingo, 4 de noviembre de 2012

Problemas comunes en nuestras plantas en macetas y como solucionarlos


Aunque apliquemos todas las medidas de cuidado requeridas por las especies que implementamos en macetas, muchas de estas pueden comenzar a marchitarse y decaer sin razón o motivo aparente, es entonces cuando nos preguntamos cuales serán las causas de esta problemática y que podrías hacer para evitarlo.



Con respecto al diagnostico en primer lugar deberemos medir la humedad del suelo, descartando un posible exceso de agua que dañe el sistema radicular y genere el problema, siempre y cuando no visualizamos lesiones superiores que presuponen la aparición de una plaga u hongo.

Si estimamos que el sistema radicular se encuentra dañado, deberemos trasladar nuestra planta a otra maceta, talvez más amplia, con un suelo de sustrato renovado y un drenaje adecuado, tal vez la maceta donde hemos colocado nuestra planta en primera instancia, es demasiado pequeña o el suelo tuviera poca capacidad permeable.



Luego que retiramos la planta de la vieja maceta, nos encargamos de limpiar el sistema radicular, esto lo realizamos lavando con agua suavemente, con esto no nos referimos al tipo de agua sino a la presión de la misma, la cual debe ser casi un goteo permanente para no dañar las raíces, evite manipular demasiado las raíces, retire las que se encuentren en mal estado con bastante cuidado y transplante la especie a la nueva maceta.

La ausencia de sustrato nutritivo puede ser otra problemática, en dicho caso debemos considerar la última vez que hemos cambiado el sustrato de nuestra planta y también la última vez que hemos aplicado abono (orgánico o químico) sobre ella.

En caso que hubiera transcurrido demasiado tiempo desde que no cambiamos el sustrato, antes de cambiar de maceta, podemos intentar con el simple cambio de tierra (sustrato), o bien, si también hace mucho tiempo que no ayudamos nuestra planta abonándola, probemos aplicar una nueva capa. Si aún así el malestar de nuestra planta persiste, deberemos proceder a sacarla de su lugar, lavar las raíces y trasplantarla como hemos mencionado.
Si los daños son severos podremos desarrollar un riego de nutrientes lo cual será más rápido y efectivo que cambiar toda la planta, pero a veces, un poco de trabajo hoy, redundará en beneficios para la planta mañana. Las medidas de urgencia solo deben ser eso, en caso de urgencia y no como hábito sobre nuestras plantas. Ellas deben tener siempre a disposición, buen sustrato, buen abonado y un riego adecuado.

El aumento de la tensión del suelo en la maceta también puede ser la causa y es mas frecuente de lo que se imagina, esto significa que el suelo se compacta conformando un terrón que a pesar de permitir drenar el agua impide el desarrollo adecuado del sistema radicular, forzando a la planta y haciéndola sufrir para obtener sus recursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario