jueves, 1 de noviembre de 2012

Sepa cuales son los errores más comunes en jardinería y aprenda a evitarlos por la salud de sus plantas Parte 1



Cuando se cultiva una planta en una casa o en un departamento, el deseo es el mismo: que ellas se desarrollan siempre saludables y bonitas. Pero a veces, lo que se presentan, son señales que la especie no está nada bien.



Agua en demasía, sol de menos, son algunos errores comunes – y fácilmente solucionables – en jardinería. En Garden Center listaremos en cuatro entregas a partir de hoy, de estos pequeños errores, para que usted pueda cuidar aún mejor de la salud de su jardín o de sus plantas en maceta.

1 – Maceta Pequeña, planta estrujada

Toda especie necesita espacio para crecer y desarrollarse. Si la planta está en una maceta pequeña y probable que sus raíces se atrofien y consecuentemente el vegetal perderá soporte, estabilidad y belleza. Entonces podrá cultivarlas en una maceta menor, pero así que la planta brote y comience a crecer, lo mejor es que trasplante la planta a una maceta mas amplia.

Como por ejemplo, una planta que pueda llegar a unos 80 cm. de altura, precisa – como mínimo – una maceta con 30 centímetros de profundidad por 20 centímetros de diámetro. Por ello, antes del cultivo, busque informaciones sobre el porte de la especie.



Para los arbustos, de forma general, plantados en macizos, deje una distancia mínima de 10 centímetros entre el macizo y el borde de la maceta.

En tanto, entendamos: cuanto mayor fuese las cantidades y calidad del sustrato que la planta tenga a disposición, mayor será su desarrollo. Si la intención es que la planta crezca bastante, cuanto mayor la maceta, será mejor. Una excepción a esta regla, son los bonsai, que son mantenidos en recipientes pequeños y sus raíces son podadas regularmente según la técnica específica para evitar justamente que crezcan.

2 – Empapado o seco

Normalmente es así que sucede; o bien el error viene por un exceso de riego o por falta del mismo. La cantidad de agua adecuada para cualquier especie depende de sus propias características vegetales de la calidad del suelo. Las denominadas suculentas como la cola de burro (Sedum morganianum),  Pampajarito (Sedum acre) y el cactus de pascua (Schlumbergera truncata), precisan por ejemplo de riegos espaciados en el tiempo pues almacenan bastante agua.



Una forma práctica para certificarnos si el suelo necesita ser regado, es colocar la mano sobre la tierra y sentir la humedad. Si aparentemente la superficie está seca, pero existe humedad apenas debajo de la primer capa de tierra, no riegue. Otro consejo es utilizar una regadera del tipo “lluvia” que distribuye de a poco y mejor el agua sobre las plantas y el sustrato.

No nos olvidemos también que toda maceta puede carecer de un buen drenaje para que al ser regada, no ahogue el vegetal. Para el sistema de drenaje, las piedras de arcilla expandida y los agujeros en el fondo del recipiente son buenas opciones.

3 – Sombra y Sol

La propia planta puede dar señales si está expuesta en demasía al sol o sino tienen luminosidad suficiente para su crecimiento. Las especies de sombra, cuando se colocan bajo el sol, pueden presentar hojas amarillentas e inclusive secarse hasta morir. Aquellas plantas de sol, cuando las dejamos sin luz, tienden a desarrollar hojas atrofiadas, más pequeñas o arrugadas de lo que debería ser.



Por ello, al comprar semillas o mudas, recuerde preguntar las particularidades y orígen de la planta a su proveedor o profesional, en Garden Center Ejea podemos asesorarl@ al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario