miércoles, 26 de diciembre de 2012

Aireando la tierra de nuestro jardín



En muchas ocasiones escuchamos referencias directas acerca de airear el suelo, este concepto muy frecuente en la jardinería puede ser fundamental en el desarrollo de nuestras especies, y especialmente en la preservación de su salud.



Cuando nos referimos a la aireación hacemos especial referencia a la necesidad de no disponer de un suelo compacto el cual seria una verdadera problemática para el sistema radicular de nuestras especies las cuales encontrarían problemas a la hora de desarrollarse, notaríamos un exceso de humedad, problemas con la descomposición de parte del sistema radicular, o bien una baja absorción de nutrientes, producto de que los mismos no logran moverse entre las capas del suelo para llegar a las raíces.



Cómo solución, podremos plantear algunas muy practicas, la primera es la utilización de lombrices de tierra, estas son increíblemente beneficiosas para nuestras plantas ya que mantiene el terreno siempre en condiciones cavando túneles, alimentándose de los residuos orgánicos y excretando un estupendo abono natural para nuestras especies.

A su vez se define otra característica, y es cual es la causa de que el suelo de nuestro jardín no se encuentre aireado, y las repuestas sin duda pueden ser muchas, aunque mayormente se puede deber a la composición del mismo, malos drenajes, o condiciones climatológicas las cuales compactan el terreno luego de lapsos determinados entre periodos de lluvia y intensos soles.



Quienes preparan el terreno previamente no suelen sufrir estas problemáticas con tanta frecuencia, sin embargo no es el común denominador de todos los jardines es por ello que la necesidad de efectuar tareas de mantenimiento en este sentido es fundamental.

Para ello y de forma muy sencilla tome una pequeña pala de jardinería y con mucho cuidado comience a desmenuzar la tierra que estima se encuentra en las inmediaciones del sistema radicular de sus especies, efectué la tarea con cuidado recuerde que la pala puede cortar raíces y generar un daño considerable en nuestras especies.



Preferentemente utilice los dedos, plantee la posibilidad de adquirir lombrices de tierra, y abone efectivamente el suelo, controle su drenaje y efectué las tareas previo el comienzo de la primavera.

No deje de consultarnos en Garden Center Ejea

No hay comentarios:

Publicar un comentario