miércoles, 5 de diciembre de 2012

Problemas de jardinería con suelos alcalinos y como modificarlos


El tipo de suelo donde decidimos implementar un jardín o bien desarrollar un programa de cultivo, es una de las mayores condicionantes de la practica.



Suelos ácidos, arcillosos, poco aireados, terrenos pedregosos de bajo drenaje, neutros y alcalinos son algunas de las particulares condiciones que encontraremos previo el cultivo y que dependiendo de las especies vegetales a implementar deberemos previamente corregir.
 Efectuaremos especial hincapié en aquellos suelos extremadamente alcalinos y las soluciones que podremos disponer para subsanar esta problemática.

Uno de los métodos mas populares consiste en añadir sulfuro granular aunque no se considera de los métodos más veloces para modificar el PH del suelo, pero la única realmente segura que podremos disponer si ya encontramos especies cultivadas y pretendemos preservar su integridad.
Si por otra parte aun no cultivamos absolutamente ninguna planta, el sulfato de hierro y aluminio son más veloces, pero de ciclos altos, deberá aplicarlo en mayor cantidad que el sulfuro granular y de forma más asidua.



Como medida eficiente a la hora de evaluar los cambios se pueden utilizar una practicas cintas de papel que miden la acidez del suelo o bien con equipos electrónicos de medición.
Con respecto a las cantidades que deberemos implementar se recomienda no mas de 1800 gr por cada 10 mts cúbicos de terreno, en el caso del sulfato de hierro y aluminio, en el caso del sulfuro granular la cantidad puede alcanzar a los 2 kg por cada 10 mts cuadrados de terreno.

Otra técnica también efectiva es generar capaz de 5 cms cada 30 de tierra de abonos ácidos para ello deberemos certificar la etiqueta del producto y aplicarlos en forma de capas para luego bien regar abundantemente o esperar las lluvias, logrando así que el abono irrigue nutrientes que penetran el terreno y modifican el Ph del suelo, es probable que la acidez se disipe y el suelo regrese a su estado original por lo que la practica de abonar y controlar la evolución de nuestras plantas se convierte en una actividad mensual y que deberá ser testeada con equipos de medición, en caso contrario notaremos como nuestras especies pierden su belleza y rápidamente comienzan a marchitarse



No hay comentarios:

Publicar un comentario